La buhardilla de Chamartín




2.6.06

La Casita del Príncipe



Anoche la loba me dejó ser madre,
Y yo la dejé ser loba, por un instante.

Al amanecer recorrimos juntas el bosque,
Desnudas, y a cuatro patas.

Me sangran las palmas de las manos,
Me sangran las plantas de los pies.

Pero soy un animal, así que ni pienso darle importancia.