La buhardilla de Chamartín




6.10.06

Hormigaz



Madrid está lleno de hormigueros.
Desde hace una semana, por las tardes,
trabajo en uno de ellos.

Nadie conoce a nadie,
hay que fichar al salir, y al entrar
y pasar por un detector de metales,
mientras el bolso se radiografía en una máquina
como la de los aeropuertos.

- Buenos tardes, buenas tardes
- Aquí tiene su traje de mujer invisible
- Gracias

Ayer mientras leía la biografía de Miles Davis
a escondidas,
sentí una emoción tan inmensa,
que me hizo lagrimear, en silencio.

Y me costaba creer que todo a mi alrededor
pudiera seguir funcionando como si yo no existiera.
Como si Miles Davis nunca hubiera existido.