La buhardilla de Chamartín




10.11.06

Esto tampoco es una despedida

Me gusta pensar, cuando me voy de algún sitio, que volveré pronto.
Como si necesitar abandonarlo progresivamente, tan despacito, que en realidad no lo abandono nunca.

Tantas veces soñé con vivir en Madrid, supongo que los libros y las películas tuvieron mucho que ver.

Y ahora ya está, ya he vivido en Madrid, he cumplido un deseo, me quedan por lo menos mil más.

Cuando vuelva me dedicaré a pasear por el Retiro, la Plaza Mayor, Lavapiés... disfrutaré de los atardeceres en el parque Juan Carlos I, cenaré en mis rincones favoritos, bailaré hasta que se haga de día, me recorreré todos los cines de la calle Princesa, abrazaré con la mirada las calles que tanto me gustan...

Seguramente pasaré por La buhardilla, y me acordaré de estos días con nostalgia.

Pero es una nostalgia dulce, la del que elige marcharse.